sábado, 31 de marzo de 2012

Los Espejos: Precursores de la bola de cristal

Antiguamente mucho antes de que el uso de la bola de cristal se extendiese, existían diversos métodos adivinatorios en los que la percepción extrasensorial formaba parte esencial. Algunos de dichos instrumentos fueron el agua y los espejos:

1- El Agua como precursor de la Bola de Cristal

El agua siempre ha sido un componente fundamental en los ritos, considerandose como una fuente de vida. Pero el agua, además de ser un componente fundamental en ritos llevados a cabo desde tiempos inmemoriales, es además un poderoso instrumento de adivinación utilizado por distintas culturas.
La visualización en agua no es fácil en un primer momento ni no hemos aconstumbrado a nuestros ojos, a dicha práctica, pero el hecho de empezar con agua en vez de con una bola de cristal, nos abrirá el camino, para cuando la utilicemos.
Comencemos cogiendo un vaso llenandolo por el borde, nosotros debemos sentarnos frente a él dejando una distancia de unos 30 cm. Posteriormente empezaremos a ejercitar nuestra respiración y mente hasta llegar a relajarnos y concentrarnos plenamente, para dejar paso a nuestra visión que debe de clavarse en una zona de unos 5 cm abarcando el diámetro del vaso.
Según nuestra concentración es cada vez mayor, debemos fijar la vista en un punto imaginario del centro del vaso, y esperar a que vengan las visiones. Pero en ocasiones las visiones pueden venir del consciente, de modo q debemos prescindir de ellas y centarnos sólo en las que vengan del inconsciente. Con el tiempo, nos acostumbraremos a visionar las cosas, y a ver todo con más claridad distinguiendo lo real de lo irreal. Ademá s es necesario utilizar este método antes de pasar a los espejos y a la bola de cristal.

2- Los Espejos precursores de la Bola de Cristal

En la antiguedad clásica, se usaban metales pulidos como el bronce a modo de espejo, y no fué hasta la Edad Media cuando surgieron los primeros espejos propiamente dichos.
Con el paso del tiempo, los espejos quitaron protagonismo a la utilización del agua como método adivinatorio, y mágico. Sin embargo, han sido muy pocos los que han llegado a nuestros días, ya que el trascurso del tiempo se ha encargado acabar con los vestigios del pasado.
Pero los espejos no sólo sirven para adivinar, sino que son un poderoso instrumento para tener acceso a otros mundos desconocidos y misteriosos, de ahí la cautela que debemos de tener a la hora de utilizarlos.
Ahora bien, los espejos pueden ser de gran utilidad como precursores de la bola de cristal, si queremos aprender a visualizar. Para ello realizaremos un sencillo ejercicio con un espejo de tamaño tal, que nos permita visionar al menos la mitad del cuerpo y dos velas encendidas a ambos lados. Nos situaremos sentados frente al espejo y dejaremos la mente en blanco.
Seguidamente comenzaremos a fijar la mirada en cada una de nuestras partes del cuerpo, hasta llegar a la cabeza y dejar la vista clavada en nuestros ojos. Una vez allí, veremos algún simbolismo extraño que quizá se escape a nuestra comprensión, lo cual no debe preocuparnos, ya que estamos en una fase de aprender a visualizar, no de interpretar lo que vemos.
Deberemos hacer estos ejercicios por un espacio de 30 min diarios durante al menos una semana antes de empezar a utilizar la bola de cristal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir tus comentarios. Tu opinión es muy importante para nosotros!

Artículos relacionados

Puede que también te interese: